Objetivo Decrecimiento

Objetivo Decrecimiento

¿Podemos seguir creciendo hasta el infinito en un planeta finito?

«Yo objeto contra la imperante religión del crecimiento económico. Se venera el crecimiento como fin en sí mismo, se persigue siempre crecer por crecer. ¡Es irracional y suicida!»
Entrevista a Serge Latouche, de Víctor M. Amela, «La Contra» de La Vanguardia


84-935020-3-0

Precio: 15,00€

Gastos de envío: 0,00€

Gastos de envío: 3€ / A partir de 15€ de compra envío gratis.

Loading Actualizando Carro...
Ficha técnica:
  • Colección: Discrepancias 2
  • Páginas: 200
  • Formato: Rústica con solapas, 13,5 x 21 cm
  • Traducción:  Javier Fernández de Castro
  • Edición: 1ª edición septiembre de 2006

Esta obra combate frontalmente el crecimiento sostenible, que los autores consideran una falacia, y ofrece una propuesta tan radical como razonada: sustituir el crecimiento económico por el decrecimiento. Éste se puede implementar de diversas formas, y no iría en detrimento de nuestro bienestar, sino que, al contrario, traería consigo un mundo más justo y más pacífico, y, sobre todo, dejaríamos de estar abocados a la destrucción del planeta.

Contraportada

Oponiéndose frontalmente a la inercia de la globalización, que acarrea cada vez mas paro, más contaminación, un agravamiento del cambio climático y la angustiosa proximidad de una crisis de la energía, Objetivo decrecimiento formula una propuesta radical, utópica tal vez, pero también razonada, un nuevo camino basado en la conciencia de que el planeta es irremediablemente finito. 

Así, frente a la idea compartida por todos los políticos, sean de derechas o de izquierdas, de que hay que seguir creciendo a toda costa, en esta obra se apuesta por la reducción planificada del crecimiento económico de los países ricos, ese 20% de la población mundial que consume el 80% de los recursos.

Sus autores analizan y desmontan la falacia del crecimiento llamado «sostenible» y exponen soluciones que podrían conducir a un mundo más justo, más pacífico, más ecológico. Nos pide a todos que empecemos a caminar hoy mismo en otra dirección, antes de que sea demasiado tarde. De lo contrario, el mundo se aproxima muy deprisa a una crisis económica gravísima que podría conducir a una situación de riesgo político para las democracias.

LoadingActualizando...