Comín, mi amigo

Comín, mi amigo

«¿Cristiano comunista o comunista cristiano? Lo primero es lo primero. En la vida, Alfonso Comín fue antes cristiano que comunista.»


978-84-937515-8-6

Precio: 20,00€

Gastos de envío: 0,00€

Gastos de envío: 3€ / A partir de 15€ de compra envío gratis.

Loading Actualizando Carro...
Ficha técnica:
  • Colección: Ensayo 2
  • Páginas: 248
  • Formato: Rústica con solapas, 14 x 22 cm
  • Edición: 1ª edición: mayo 2010

Alfonso Comín, ‟el cristiano comunista”, sigue siendo una figura polémica que despierta curiosidad y admiración. A los 30 años de su muerte en muchos sigue vivo su recuerdo y para los que le conocieron su huella es difícil de borrar.

José Antonio González Casanova fue uno de ellos, les unió una intensa y profunda amistad y una visión del mundo que hacía compatible la fe cristiana con el marxismo. Estas páginas hablan de aquellos años que compartieron, que resultaron ser claves en el futuro de la España democrática, y de aquella amistad. Y hablan también de como 30 años después Comín sigue presente para los que le amaron y le siguen amando.

Contraportada

«Esta obra es la crónica de una amistad. El protagonista del libro es la amistad entre Comín y González Casanova y esto es lo que lo convierte en un texto apasionado, vibrante, lleno de emoción y de lirismo y, al mismo tiempo, lleno de épica y de pensamiento. Porque, no lo olvidemos, la amistad entre ambos fue una amistad personal pero fue también, y mucho, una amistad política e intelectual. Una amistad narrada como quien transmite un tesoro personal [...], como quien tiene el deber de comunicar su recuerdo, tan cargado de sentido que parece casi intransferible, para que sirva de semilla fecunda a las generaciones venideras. Y, al mismo tiempo, todo este pasado lleno de promesas y preñado de futuro nos lo testifica de manera lúdica, alegre, intensamente vital, como lo era su amistad de entonces.»
Del Prólogo de Toni Comín.

A los 30 años de morir su amigo, el autor de este libro nos narra la historia de una amistad que sobrevive, y traza un retrato, personal y subjetivo –como es lógico–, de Alfonso Comín que revela un profundo afecto, admiración intelectual y fidelidad al proyecto revolucionario y cristiano que los unió desde su primera juventud.

LoadingActualizando...